Panamá, grandes posibilidades y un gran potencial

Off 1

Entrevista con Enrique García. Presidente Ejecutivo. CAF – Banco de Desarrollo de América Latina.

Panamá es uno de los países que más ha crecido y, pese a que este año ha sido difícil a nivel global y América Latina va a crecer de media un 2,7%, Panamá ronda el 9%.

El crecimiento debe estar basado, además de en la construcción de infraestructuras, en la administración de las mismas, lo que pasa por ser eficientes en su mantenimiento, y, en segundo lugar, habrá que continuar desarrollando otros sectores claves, como la educación.

 

Si hay algo que se puede resaltar de Panamá, es el gran esfuerzo que ha llevado a cabo para fortalecer su infraestructura y su logística, algo que responde, sin duda, a su vocación de centro de actividad regional.

Para potenciar esa vocación, el país ha estado realizando, y aún hoy realiza, inversiones muy importantes, en algunas de las cuales participa el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) junto a otras instituciones multilaterales, como puede ser la expansión del Canal de Panamá o la financiación de la primera fase del Metro –y más adelante de la segunda– además de en otro tipo de proyectos y sectores, como, por ejemplo, el saneamiento de la bahía.

No obstante, la región se enfrenta hoy en día a una tesitura adversa, tal y como señala el informe ‘Perspectivas Económicas de América Latina: La logística y la competitividad para el desarrollo’, donde se detalla una situación de deterioro en el crecimiento económico después de más de diez años de crecimiento sólido.

Así, en este informe, el Banco de Desarrollo de América Latina junto a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), dan una serie de recomendaciones, algunas de las cuales Panamá ya ha adoptado, sobre cómo mejorar sus actividades logísticas, cómo llevar a cabo políticas para el fortalecimiento de vínculos comerciales a nivel internacional, cómo diversificar hacia otros sectores que cuentan con un mayor valor añadido, cómo mejorar la competitividad y cómo aprovechar las nuevas oportunidades que ofrecen las estructuras de producción.

No obstante, Panamá es uno de los países que más ha crecido y, pese a que este año ha sido difícil a nivel global y América Latina va a crecer de media un 2,7%, Panamá ronda el 9%.

Debemos reconocer que mantener esas cifras de crecimiento cercanas al 10% no es fácil, pero el país cuenta con las condiciones necesarias para obtener una tasa satisfactoria, si tenemos en cuenta que un aumento del 5 o el 6% es un dato positivo.

Pero para conseguirlo debe hacer frente, al igual que el conjunto de la región, a varios retos. En primer lugar, tenemos que ser conscientes de que el crecimiento debe estar basado, además de en la construcción de infraestructuras, en la administración de las mismas, lo que pasa por ser eficientes en su mantenimiento, y, en segundo lugar, habrá que continuar desarrollando otros sectores claves, como la educación.

En concreto, el impulso y la mejora de la educación hará que el país sea también proclive a mejorar sus recursos humanos y capacitar la fuerza de trabajo, lo que se traducirá en un aumento de la productividad, pero también en un fortalecimiento de las instituciones.

Conscientes de la importancia de la innovación en el ámbito de la competitividad, uno de los que plantea más retos, desde el Banco de Desarrollo de América Latina hemos firmado un Convenio de Cooperación Técnica con la Autoridad Nacional para la Innovación Gubernamental (AIG) de Panamá, que ha permitido sacar adelante el proyecto ‘Mejora de la Infraestructura Técnica para la Competitividad’.

Este proyecto supone un impulso para la transformación productiva de Latinoamérica, con aumentos sostenidos de la productividad y mejoras en materia de competitividad y fortalecimiento institucional, a través de avances en las infraestructuras tecnológicas y la optimización de los servicios que se ofrecen al usuario.

Gracias a estas medidas, Panamá es el lugar ideal por el que apostar, ya que, además, cuenta con importantes ventajas comparativas frente a otros países de América Latina. Se trata de un país con grandes posibilidades y un gran potencial, con una visión compartida, más allá de las discrepancias políticas, sobre lo que supone la inversión, con importantes avances en el transporte por aire pero, sobre todo, es el gran centro de actividades logísticas de la región, el gran ‘hub’ de las Américas.

Publicidad