El Camino a los negocios

Off 1

Entrevista con Miroslava Vilar. Directora General de ProInvex

La carrera del éxito, la ruta de la aventura, el camino de unas vacaciones inolvidables… Panamá, El Camino (Panama, The Way), tiene muchas interpretaciones. Muchos caminos, un destino: Panamá, El Camino.

La nueva marca país se está convirtiendo muy rápidamente en una herramienta de marketing efectiva cuando visitamos otros países para vender Panamá. El impacto de la marca es grande; un país pequeño con un crecimiento económico espectacular, miles de islas y lugares bellos para visitar,  con tanta riqueza natural.

El éxito tras Panama The Way está en que está cambiando la percepción de la gente sobre nuestro país.

Panamá ya no es solo el Canal, sino muchas cosas: un centro financiero, un importante hub logístico y centro de negocios. Todo esto es lo que estamos promocionando cuando antes solo se percibía como un canal. Mucha gente no sabe que la ciudad de Panamá es cosmopolita, y que está cambiando porque el país está haciendo las cosas bien.

Estamos definitivamente en el buen camino, aunque todavía hay oportunidades, que no obstáculos, donde debemos trabajar. El crecimiento de panamá ha sido algo de excepcional, pero muchas compañías internacionales que han decidido venir a instalarse en el istmo encuentran dificultades a la hora de encontrar personal cualificado.  Nuestro Presidente, Ricardo Martinelli  ha abierto el país a la inmigración, cambiando lo que antes era un obstáculo a una oportunidad para trabajadores cualificados del mundo entero poder venir a Panamá y encontrar empleo. Como resultado, se ha simplificado el proceso de encontrar profesionales cualificados. Por otra parte, el sector privado y el sector público están tomando muchas medidas a favor de la educación. Comprendemos que la educación es un asunto de vital importancia y estamos trabajando para entrenar a la mano de obra nacional. 

En algunas áreas, como en el turismo, se dice a Panamá le falta una buena atención al cliente. Este es el resultado de la apertura de numerosos hoteles y restaurantes en los últimos años sin un standard nacional de servicio al cliente.  A este respecto, las universidades tienen que jugar un rol importante, desarrollando proyectos y programas de graduados y post-graduados diseñados para cubrir estas áreas de servicio, complementando las áreas de estudio tradicional como las ingenierías o las leyes, ya que el turismo se está convirtiendo en un motor de desarrollo de importancia nacional. Los panameños tienen mucho potencial, pero es necesario darles las herramientas necesarias para desarrollar las capacidades que se necesitan para el éxito.

Una de las herramientas más utilizadas en la atracción y retención de grandes inversiones ha sido la Ley 41, comúnmente conocida como ley SEM, que fue ratificada en 2007 por el gobierno anterior pero continuada y mejorada por la administración de Ricardo Martinelli. En este sentido, nuestro objetivo es ponernos a la par de países como Singapur. Al inicio de esta administración, en 2009, había 23 compañías multinacionales en Panamá operando bajo la Ley 41 mientras que hoy hay 95, algo de lo que debemos estar orgullosos. Estoy convencida de que antes de finales de 2013 hablaremos de 100.

Las empresas que se instalan en Panamá hacen buenos negocios, sus visas se tramitan ágilmente y estamos en contacto continuo para conocer las trabas a las que puedan enfrentar y responder rápidamente para solucionarlas. La manera que tenemos de verlo es que no hay obstáculos sino oportunidades, y en ello mejoramos día a día.

Los inversores deben saber que Panamá es el futuro, y que el crecimiento que hemos tenido en los últimos 5 años implica que no estar en Panamá es perder una gran oportunidad de negocio.

 

Publicidad