Sectorial: Finanzas

Off 1

Panamá, denominado el Singapur de las Américas por la pujanza de sus sectores financiero y comercial.

Con uno de los sectores más potentes de América Latina y primero en la  región, la economía del país es prácticamente (un 80%) servicios, principalmente financieros. 

Su posicionamiento como destino off-shore desde principios del siglo pasado, el uso del dólar estadounidense como moneda en curso, el secreto bancario, su grado de apertura a la inversión sin restricciones de capital y amplias ventajas fiscales y beneficios, incluyendo sociedades anónimas con acciones al portador, hacen que Panamá, al igual que otros centros financieros internacionales, está bajo el escrutinio del IRS (Hacienda estadounidense) y de la OCDE.

Panamá pasó de la lista negra a la lista gris, cumpliendo con los requisitos de transparencia y firma de numerosos tratados bilaterales hasta que salió de ésta en 2011; ha mejorado ostensiblemente el proceso de información transfronteriza e implementado varios programas contra el lavado de dinero.

Así, desde que en 2010 se ratificara un Acuerdo de Intercambio de Información Tributaria con los Estados Unidos (condición sine qua non para la firma del tratado de promoción comercial) el nivel de transparencia y confiabilidad del sector financiero panameño no deja de crecer.

Ese mismo año Panamá conseguía el ansiado grado de inversión de Fitch Ratings y Standard & Poor’s. Hoy con una nota de BBB estable por las 3 principales agencias de calificación, en Panamá hay una garantía de seguridad que anima la inversión a todos los niveles.

El Centro Bancario Internacional de Panamá cuenta con 90 bancos operativos,  63  de ellos latinoamericanos, 21 nacionales y 10 de los más grandes del mundo. La presencia de estos los grandes bancos internacionales ha tejido un código de buenas prácticas y elevado los estándares de calidad de la industria. Un sector saneado, tecnológicamente avanzado, muy sofisticado, bien capitalizado y regulado de manera que exige altos niveles de liquidez le ha permitido capear airoso los embistes de las últimas crisis financieras internacionales.

La Superintendencia de Bancos no se juega el futuro arriesgando ni su credibilidad ni la buena salud del sector. El input de grandes empresas multinacionales que eligen Panamá como sede regional, un alto volumen de expatriados que no paran de inyectar capital al sistema hacen que Panamá pueda enorgullecerse de un sector sin signos de debilidad aparentes.

Los activos crecen del orden del 11% anual (en el Centro Financiero Internacional su volumen asciende a los US$ 90.000 millones mientras que los nacionales llegan a los US$ 72.937).

En su informe de 2013 de los Top 100 Bancos Centroamericanos, a The Banker lo que más le llama la atención son los amplios beneficios antes de impuestos: estamos hablando de que Panamá tiene 5 de entre los 10 mejores: “BAC Panama, Banco General, Bancolombia Panamá y HSBC Bank Panamá son los cuatro bancos principales (Bladex es el siguiente) y cerraron 2012 con beneficios de entre US$ 172,53 millones a US$299,03 millones. Estas 5 instituciones ganaron en conjunto US$789 millones en 2012, el 64% del total del sector. No es de extrañar que el mayor volumen de PTP se encuentre aquí. Con un total de US$1.600 millones en 2012”.

La reciente adquisición de BBVA Panamá por el Grupo Aval de Colombia (dueños de BAC) por una cifra que ronda los US$ 646 millones en Julio de este año, unida a la de HSBC Bank Panamá por Bancolombia por US$ 2.100 millones a mediados de febrero hace de este 2013 un año marcado por la concentración.

En el último Foro de la Asociación Nacional de Ejecutivos de Empresa (APEDE) sobre el futuro del centro financiero de Panamá se identificaron los principales retos del sector: potenciar el mercado de capitales, mejorar la transparencia y las acciones contra el lavado de dinero, fortalecer la emisión de deuda nacional en el mercado local, ampliar la posibilidad de contratación de profesionales internacionales por encima del 10% de la cuota actual y fomentar la sindicación bancaria y la integración regional.

Un sector clave para el posicionamiento de Panamá como hub de negocios de las Américas y piedra angular de su crecimiento económico que debiera acometer, según el Superintendente de Bancos Alberto Diamond, “una hoja de ruta” para acometer medidas que posicionen al sector en su conjunto ante los nuevos retos mundiales de la industria.

 

 

 

 

 

 

Publicidad