Sectorial: Industria

Off 1

Pese al saludable crecimiento del sector manufacturero en 2012, el Tesoro Nacional advierte que su contribución al producto interior bruto ha caído a la mitad en la última década.

Uno de los principales retos del sector es aprovechar el potencial de la nueva expansión del canal y las facilidades que otorga el abanico de acuerdos de libre comercio y promoción comercial para establecer unidades productivas, que puedan agregar valor (creciente transformación productiva), y generar mayores ingresos y fuentes de empleo.

 

Panamá apuesta por convertirse en un centro multimodal de logística y un hub de distintos sectores productivos y de servicios. La industria manufacturera, un área relativamente inexplorada en el país, empieza a ganar terreno gracias a empresas como 3M, Unilever o Procter & Gamble, que expanden operaciones y eligen Panamá como base de operaciones regional. Muchas grandes empresas sientan base en el istmo por, entre otros, su inmejorable posición estratégica y alto crecimiento económico.

El sector industrial se concentra principalmente en la Asociación de Exportadores y la Sindicato de Industriales de Panamá. Hay un gran número de instituciones que promueven el desarrollo de los agentes económicos y al industria en general, como Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa, la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, Proinvex, la Agencia Nacional de Promoción de Inversión y Exportaciones y la Dirección Nacional de Industrias y Desarrollo Empresarial.

Pese al saludable crecimiento del sector manufacturero en 2012, el Tesoro Nacional advierte que su contribución al producto interior bruto ha caído a la mitad en la última década. El contraste con el crecimiento económico record que viene registrando el país desde 2009, en gran parte debido a la construcción, un sector industrial, se explica por la gran inversión en infraestructura de gran escala: la expansión del canal, la construcción del metro, al saneamiento de la bahía, la renovación de los principales puertos Atlántico y Pacífico, la rehabilitación de gran parte de la red de carreteras, y no debido a una actividad económica positive del sector industrial per se.

La tendencia de crecimiento relativa a los proyectos de infraestructura arriba mencionados va a continuar a lo largo de 2013, donde se espera cerrar con un 5% de crecimiento. El sector industrial está bastante atrás en lo que se refiere a atracción de inversión extranjera, donde la inmobiliaria, el turismo y las telecomunicaciones le ganan terreno a la industria pesada o a la pesquera.

En plena incertidumbre sobre el futuro del sector, la multinacional 3M, que llega a Panamá en 2007, decide solo 5 años después expandir sus actividades productivas  y establecer sus oficinas regionales en la zona franca de Panamá Pacífico. Con una inversión de US$ 52 millones, 13 de los cuales son para manufactura, Gustavo Angulo el Presidente de 3M para América Central y el Caribe dejó claro que las razones principales de esta decisión fueron el posicionamiento estratégico del país y su contínuo crecimiento económico.

 Mientras que el sector industrial busca su sitio y los grandes proyectos de obras públicas llegan a su fin, uno de los principales retos del sector será aprovechar las oportunidades de la ampliación del canal y las facilidades que otorga el abanico de acuerdos de libre comercio y promoción comercial para establecer unidades productivas que puedan agregar valor (creciente transformación productiva), y generar mayores ingresos y fuentes de empleo.

 La zona libre de Colón y El Área Económica Especial Panamá Pacífico, las dos zonas francas de Panamá, ofrecen al sector industrial la posibilidad de contar con dos centros de negocios internacionales para la comercialización y exportación de sus productos. La zona libre de Colón es la zona franca más grande del continente, y la segunda del mundo, por detrás de Hong Kong. La posición geográfica estratégica de las dos zonas francas, con una en cada costa del territorio panameño, en frente de los océanos Pacífico y Atlántico, ofrece acceso aéreo, marítimo y terrestre por la carretera Panamericana, y no hay impuestos sobre embarques enviados a, o desde la Zona Libre, a cualquier parte del mundo; ni sobre las inversiones de capital. Los más de 25 bancos que operan dentro de la Zona Libre de Colón, y la dolarización de la misma, facilitan el Comercio Internacional e impulsan la industria del país.

Publicidad