Sectorial: Infraestructura

Off 1

Panamá está en obras: El nivel de inversión en obras públicas alcanza los US$ 13.500 millones en 5 años.

El país ajusta su ya excelente red de infraestructuras en una localización multimodal de conectividad combinada, eficiente y moderna.

 

El gobierno se ha tomado muy en serio el posicionamiento de Panamá como hub de las Américas e invierte 4 de cada 10 dólares en el desarrollo de infraestructura.

Ya bendecida con una infraestructura de primer nivel, cuarta en el planeta según el Foro Económico Mundial, con el plan de inversiones del gobierno de Ricardo Martinelli, que inyecta US$ 13.600 millones desde 2009 hasta 2014, la calidad de las infraestructuras panameñas se coloca a un nivel superior para convertirse en un centro logístico y de comercio sin rival en la región. Esto unido a la construcción de un adecuado sistema de exportaciones, a la promoción de su desarrollo industrial y su pujanza como primer centro turístico regional hacen de este pequeño país centroamericano un gigante.

El proyecto de infraestructura integral incluye la modernización del sistema de transporte público, el metro y la adecuación del sistema de autobuses suburbano. La ampliación y nuevo conjunto de esclusas del canal, nuevos puertos, autopistas y carreteras provocarán un aumento de la productividad en logística comercial; se estimulará el sector agrícola con incentivos a la producción y desarrollará tanto el sistema de salud como la seguridad nacional.

El Canal de Panamá maneja el 5% del comercio marítimo mundial y es columna vertebral tanto de la economía como de la infraestructura panameña, aparte de gran orgullo nacional, más si cabe desde que su gestión fuera transferido por los Estados Unidos en 1999.

Casi 14,500 buques transitaron por el canal en 2012, llevando más de 218 millones de toneladas de cargo y 900,000 pasajeros y tripulantes. Une 144 rutas marítimas mundiales y es la puerta de acceso al mercado americano para 470 millones de consumidores.

La demanda de acceso al canal y a los servicios logísticos que ofrece sigue creciendo: el movimiento de contenedores subió un 31,9% entre 2009 y 2010 y otro 18,6% entre 2010 y 2011 y está previsto se triplique una vez finalizada la expansión del Canal, prevista para 2014.

Dado que el nivel de inversión necesario para cumplir la demanda de los puertos panameños en los próximos años es de US$ 2.000 millones, sin contar los US$ 5.250 millones necesarios para la ampliación del canal, con un tercer conjunto de imponentes exclusas de 426 metros de largo, 55 metros de ancho, y con una profundidad de 18 metros, tanto en el lado del Atlántico como en el del Pacífico.

Con un gran número de nuevas habitaciones de hotel y un plan maestro de desarrollo turístico que incluye un nuevo centro de convenciones en Amador, Panamá ofrece al viajero de negocios un destino Premium para el turismo de convenciones y eventos.

Tener la infraestructura a punto para posicionar el país como hub de las Américas va mucho más allá que mantener el canal de Panamá. El aeropuerto internacional de Tocumen es la puerta de entrada a la región y sede de Copa Airlines, ofreciendo unas instalaciones de primer nivel a sólo 30 minutos del centro de la capital y cuya ampliación (US$850 millones) asegurará un incremento a los ya 6,9 millones de pasajeros y las 116,332 toneladas de carga que por él transitan anualmente.

Incluyendo a Tocumen, Panamá cuenta con 27 aeropuertos públicos y 47 privados. Nuevos aeropuertos en David, en el extremo oeste, en Colón, la franja atlántica del canal y en Rio Hato, con un total de US$ 120,5 millones se unen al esfuerzo de consolidar un gran centro multimodal de carga aérea y pasajeros.

La red de carreteras panameña cuenta con 15.000 km de carreteras, de las que un 60% no estaban pavimentadas en 2012[1]. Sólo en la ciudad de Panamá hay actualmente más de 600 proyectos en curso. El plan de modernización de la red de infraestructura vial incluye los US$ 210 millones para la extensión de 15 km de la autopista Madden-Colón, US$ 352 para la expansión de la cinta costera y 10 km del corredor norte con US$112 millones. Éstas y otras muchas mejoras en la red prevén reducir drásticamente la congestión de tráfico y reducir a la mitad el tiempo de transporte.

El transporte terrestre es un problema crónico en Panamá, que hasta la fecha no ha tenido un sistema integral de transporte público, para lo cual esta administración construye la primera línea de metro y un sistema de metro-bús. La inversión en el metro asciende a US$1.500 millones para la primera línea de 14km y conectará la terminal de autobús de Albrook con las zonas más pobladas del centro de la capital panameña. El nuevo sistema de transporte ha hecho desaparecer los famosos “diablos rojos”, sustituidos hoy por una flota que llegará a 1,200 modernos autobuses en un plan de concesión a 15 años por US$ 269 millones adjudicado al consorcio Masivo de Panamá.

Esfuerzos para estimular el sector agrícola incluyen inversiones públicas para una cadena de frío y nuevos sistemas de irrigación. Esto, unido a nueva legislación para crear e implementar incentivos. La cadena de frío presenta una inversión de US$ 50 millones y consiste en varios componentes que cubren las necesidades del 70% de la producción de productos perecederos para 2020, mientras que los nuevos sistemas de riego en las provincias centrales y Chiriquí requerirán de unos US$ 254,2 millones. A finales de 2013 se espera la aprobación de nueva legislación que promoverá los créditos blandos, con periodos de carencia de hasta siete años, bonos de productividad e incentivos a la reforestación, todo ello con el ánimo de promover la producción local, la exportación y la seguridad alimentaria panameña.

Para mejorar la calidad de vida de sus habitantes y convertirse también en el hub de salud de la región, el sistema sanitario nacional incorpora nuevas instalaciones. Los planes incluyen una inversión total de US$ 358,2 millones en cinco nuevos hospitales en regiones clave (Darién, Colón, Los Santos, Veraguas y Chiriquí). En una conferencia sobre el llamado turismo de salud a principios de 2013, el gobierno anunció la creación de una zona franca médica para apoyar tanto a la industria medica nacional como el turismo de salud. La propuesta incluye, entre otros, incentivos fiscales para la inversión extranjera y un proceso de certificación para proveedores que busquen ofrecer servicios de turismo de salud.

The Economist situó a Panamá en el tercer lugar de su lista de “Hot Spots” para 2025, en el ranking “Benchmarking the Future of Competitiveness of Cities”, citando tanto el excelente desarrollo de sus infraestructuras como su continua adecuación, aunque quizá la frase que mejor describe el estado del sector y del país sea la que utiliza su Presidente, Ricardo Martinelli, que no lo puede resumir mejor: “Panamá está en obras”.


[1] Según el Ministerio de Obras Públicas (MOP)

 

Publicidad