Sectorial: Inversión

Off 1

La inversión extranjera directa en Panamá alcanzó la cifra record de US$ 3 mil millones en 2012, alcanzando un 8,3% del PIB.

El Gobierno panameño ofrece uno de los regímenes de inversión más abiertos de la región.

 

En primera posición del ranking de las economías centroamericanas en cuanto a inversión extranjera directa, Panamá recibió US$ 2.079 millones de IED en 2011. En 2012, Panamá y Costa Rica acumularon el 60% del total de US$9.700 millones de IED que llegaron a América Central. Panamá recibió US$ 3.000 millones, lo que supuso un 10.5% de crecimiento frente a 2011 y un 30% frente a 2005. No es de extrañar que Panamá sea uno de tan sólo cinco países latinoamericanos cuya deuda soberana tiene grado de inversión.

El Gobierno panameño ofrece uno de los regímenes de inversión más abiertos de la región, y en estrecha colaboración con la comunidad de negocios local promueve activamente la inversión extranjera a través de diversos canales, específicamente con el apoyo de Proinvex, la institución a cargo de la promoción de inversión y exportaciones.

Como norma general, las inversiones extranjeras no están sujetas a revisión por parte de las autoridades panameñas, no obstante, los proyectos de inversión de gran envergadura pueden requerir la aprobación del gobierno del país.

Acuerdos bilaterales de inversión

Los principales emisores históricos de IED a Panamá son los Estados Unidos, Gran Bretaña y España, y más recientemente Alemania. A escala global Panamá ha ratificado acuerdos de inversión bilateral con estos tres países, aparte de Francia, Suiza, Taiwán, Canadá, Argentina, Chile, Uruguay, la República Checa, los Países Bajos, Cuba, Méjico, la República Dominicana, Corea del Sur, Ucrania, Suecia, Qatar, Finlandia e Italia.

Aunque Panamá sigue manteniendo conversaciones para la firma de acuerdos de inversión con muchos otros países, el gobierno actual prioriza el cierre de negociaciones de acuerdos de libre comercio antes que la consecución de simples acuerdos de inversión. Como resultado, Panamá hoy cuenta con acuerdos de libre comercio con los principales mercados del mundo: Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea, entre otros, mientras que acuerdos de libre comercio con Colombia y Méjico están en curso.

Panamá, Sede de Empresas Multinacionales

Un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos, una economía dolarizada, seguridad de inversión y una amplia gama de incentivos fiscales y laborales y migratorios, favorecen que empresas multinacionales establezcan sedes regionales en Panamá. Hasta la fecha muchas grandes empresas han elegido Panamá como base latinoamericana, entre ellas Dell, BMW, Unilever o AES Corporation, mientras que Philips, el gigante holandés de la salud y bienestar, con gran presencia en América Latina a través de sus oficinas en Brasil parece estar considerando Panamá como nueva base regional.

En 1998 Panamá introdujo la Ley 54, también llamada Ley de Estabilidad Jurídica de las Inversiones. Desde su entrada en vigor, cualquier inversor extranjero que invierta al menos US$ 2 millones goza de los mismos privilegios y el mismo trato que cualquier inversor local. Estas ventajas, unido a que Panamá no impone controles ni restricciones de capitales han hecho florecer la inversión extranjera.

Más recientemente la introducción de la Ley 41 de 2007, de Incentivos de Inversión, ha permitido la inclusión de

una gran variedad de incentivos diseñados para atraer más inversión al país. Desde entonces se han otorgado 91 licencias para empresas multinacionales que han aportado una inversión total de US% 371 millones.

Manteniendo su imagen de destino de inversión abierto y seguro, Panamá no impone casi ninguna restricción a la propiedad extranjera, sólo se limita a los medios de comunicación y el comercio al por menor, donde la propiedad está restringida a nacionales panameños. Proliferan por tanto las franquicias de establecimientos comerciales internacionales con nacionales panameños.

Mercado de capitales e inversiones

La Comisión Nacional del Mercado de Valores inicia sus operaciones en el año 2000, estableciendo una efectiva regulación de corredores, gerentes de fondos y la industria en general. En 2011 se crea la Superintendencia de Valores, análogo a la figura de la ya existente superintendencia de bancos. Como resultado, existe ya un seguimiento efectivo del mercado de valores panameño.

Pese a que La Bolsa de Valores de Panamá no suele ser aprovechada por firmas extranjeras para emitir acciones dadas las restricciones del tamaño del mercado, ésta realizó US$3.400 millones en transacciones en 20011, un 27% más que en 2010, principalmente en bonos corporativos (US$1.400 millones) y bonos del estado (US$1.200 millones).

Inversión por sector

Los servicios financieros siguen siendo el principal receptor de IED en el país. La reciente adquisición de la filial panameña del BBVA por el colombiano Grupo Aval y la venta de HSBC Panamá a principios de 2013 a Bancolombia demuestran la pujanza de un sector clave para la economía del país.

En segunda posición están el comercio al por mayor y la venta al detalle. El sector logístico, hoy tercero en recepción de IED continúa en crecimiento de cara al interés de inversión y el gobierno ha asignado US$1.000 millones para estimular su crecimiento y promover mayor inversión extranjera.

Aunque no es directamente un receptor de IED, el desarrollo de infraestructuras juega un papel determinante en la economía panameña. El posicionamiento estratégico de Panamá como hub de las Américas se ha visto favorecido por un plan gubernamental en que el 4 de cada 10 dólares que recibe el Estado están siendo invertidos en un ambicioso plan de renovación aeroportuaria, terrestre y multimodal.

La Autoridad del Canal de Panamá (ATP) inició en 2007 un ambicioso plan de expansión del canal que con US$5.250 millones prevé, entre otros proyectos, un tercer conjunto de esclusas. Aunque la gran mayoría de las contratas han sido adjudicadas, existen oportunidades de contratación con los grandes adjudicatarios de las concesiones y para cubrir algunas necesidades de la ATP, a las que pueden concurrir tanto empresas nacionales como extranjeras a quien se trata en igualdad de condiciones.

El alto crecimiento económico de Panamá unido a un ambicioso plan de inversiones públicas y una política de apertura comercial sin precedentes hace del istmo uno de los destinos de inversión más atractivos de América Latina y líder de la región centroamericana.

Publicidad