Zona Libre de Colón, pequeña gran ciudad

Off 1

Entrevista con Luis Germán Gómez. Presidente de la Asociación de usuarios de la Zona Libre de Colón.

La Zona Libre de Colón destaca también por las facilidades que ofrece para operar de forma sencilla en diferentes modalidades.

La Zona Libre de Colón es un área de vital importancia para la economía panameña, ya que sostiene 32.000 empleos directos y supone casi el 8% del Producto Interior Bruto, aunque, según nuestras estimaciones, repercute en mucho más del 25%.

 

Luis Germán Gómez
Presidente
Asociación de usuarios de la Zona Libre de Colón

 

Desde su creación, hace ya 65 años, la Zona Libre de Colón se ha convertido en una de las zonas francas más importante del mundo, además de ser la mayor del continente americano.

La competencia, no obstante, está aumentando ante la tendencia creciente a apostar por las zonas libres que se está viviendo en países como Nicaragua, República Dominicana o Colombia, entre otros, donde han ido evolucionando de una forma espectacular.

Sin embargo, la de la ciudad de Colón cuenta con una serie de ventajas que la hacen destacar sobre el resto de sus competidores. No podemos olvidar que la zona cuenta con una logística totalmente organizada y eficaz, con el primer ferrocarril interoceánico del mundo, los cuatro puertos con más movimiento de carga de América, un recién inaugurado aeropuerto internacional, que eleva a Colón como uno de los pilares básicos de Panamá como centro de actividades logístico, y una red de carreteras que permite llegar por tierra a Alaska.

Además, las comunicaciones se ven favorecidas por el entorno geográfico en el que se encuentra el país, donde la distancia entre el Atlántico y el Pacífico es de 80 kilómetros, convirtiéndose en la puerta de entrada tanto a América del Sur como al Caribe y a Asia.

Por otro lado, la Zona Libre de Colón destaca también por las facilidades que ofrece para operar de forma sencilla en diferentes modalidades, lo que permite establecer la base de cualquier negocio en la ciudad y, desde este centro logístico, organizar las operaciones en la zona.

A esto hay que añadir los beneficios de la firma de recientes tratados de libre comercio, como el rubricado con Colombia, que permite que los productos que lleguen a Panamá no pierdan el certificado de origen. Esto es importante porque un producto colombiano puede salir de aquí a otro país que tenga firmado un tratado de libre comercio con Colombia sin pagar impuestos a su entrada.

Otra de las ventajas de la Zona Libre de Colón es que, normalmente, en este tipo de espacios se opera en determinados sectores –sector servicios en Uruguay o industrial en Colombia y República Dominicana–, sin embargo, aunque la panameña es principalmente comercial, con la unión de varias leyes podemos tener en la misma zona desde actividades industriales a operaciones logísticas.

En ese sentido, sería interesante reforzar la legislación modificando la ley de Zona Libre y elaborando una ley marco que regule toda la industria de zonas francas y libres, acorde a la competitividad de otros espacios, donde han adoptado nuestras experiencias positivas y negativas para crear sus propias normas.

En la misma línea, y teniendo en cuenta que la Zona Libre es una pequeña gran ciudad, desde la Asociación de usuarios consideramos que es necesario un plan estratégico que se aborde como un tema de Estado, y no de gobierno, y que lleve a cabo las medidas necesarias acorde a nuestra responsabilidad social empresarial con la zona.

No obstante, tal vez hoy en día la situación que debemos solucionar de manera más urgente es nuestra relación con Colombia, que ha subido los aranceles, y con Venezuela, que tiene una deuda importante con el país. Sin embargo, estas experiencias nos han abierto también nuevas posibilidades, ya que han dado lugar a una mercancía que no se ha podido vender de forma habitual, lo que ha hecho que bajen los precios, hasta ser más baratos que en la propia Asia, lo que, sin duda, repercute de manera positiva en el turista extranjero, que encuentra precios muy asequibles en sectores como la moda y la informática.

Así las cosas, la Zona Libre de Colón es un área de vital importancia para la economía panameña, ya que sostiene 32.000 empleos directos y supone casi el 8% del Producto Interior Bruto, aunque, según nuestras estimaciones, repercute en mucho más del 25%. Esto se debe a que no tenemos fuga de capitales, como sucede en otros países, por lo que nuestras ganancias se quedan en Panamá y se derivan a otras obras, como edificios, centros comerciales y otra serie de negocios que hacen que los beneficios de la zona sean incalculables.

Si a todo ello le sumamos la ampliación del Canal, que una vez terminada dará paso a nuevas rutas comerciales, las ventajas comparativas de la Zona Libre de Colón, frente a otros espacios similares, la convierten en un referente mundial, sobre el que debemos continuar trabajando y en el que, sin duda, merece la pena invertir.

Publicidad